COMPROBAMOS QUE LOS FUNDAMENTOS SEAN LOS ADECUADOS

No todas las máquinas de ocasión llegan a ser una máquina I-H&S de ocasión. Primero comprobamos si los valores de los parámetros fundamentales son los adecuados. Si la máquina no supera nuestras comprobaciones, no la compraremos ni la pondremos a punto. Gracias a ello, nuestros clientes tienen la certeza de que su adquisición se basa en unos fundamentos realmente sólidos. Por su parte, nuestros suministradores tienen la certeza de que llevamos a cabo una valoración fundamentada y de que las máquinas en buen estado se recompensarán con unas buenas condiciones.

TODO LO QUE COMPROBAMOS

I-H&S no valora las máquinas de ocasión basándose en un sexto sentido, sino en una lista de verificación estandarizada que se ajusta a las especificaciones de TRUMPF. Tomando como punto de partida dicha lista, nuestros técnicos elaboran un exhaustivo informe de ensayo, en el que se recogen datos como los siguientes:

  • Precisión
  • Velocidad
  • Datos de rendimiento
  • Historial de mantenimiento
  • Entorno de la máquina

Es decir, nuestros técnicos comprueban en primer lugar la máquina para ver si los datos concretos de rendimiento se corresponden con los parámetros habituales exigidos. Pero también nos interesamos por la historia de la máquina: ¿De dónde procede? ¿En qué condiciones ha estado? ¿Dónde y para qué se ha utilizado? Con solo conocer el tipo de aplicación, ya podemos obtener información crucial sobre el desgaste que ha sufrido la máquina.

Pero no dejamos nada al azar. Comenzamos midiendo el bastidor de la máquina, así como todos los ejes, sus accionamientos y sus guías. Los sistemas neumáticos e hidráulicos también pasan por el banco de pruebas y, en el caso de las máquinas láser, comprobamos también la guía del haz y el propio resonador láser. 

Si la máquina supera todas las pruebas, se produce la compra y la máquina se transporta hasta nuestra planta de Backnang para su puesta a punto.

Top